Visión y Misión

Iles de Paix es una ONG de desarrollo belga fundada en 1962. La asociación es pluralista. Actúa sin ataduras religiosas, filosóficas, ideológicas o políticas.

Visión

Iles de Paix aspira a un mundo en el que todos puedan vivir dignamente y desarrollar sus potencialidades; un mundo solidario que promueva el acceso de todos a los derechos humanos en un entorno protegido.

Misión

Iles de Paix tiene como misión general contribuir a la investigación y a la experimentación de modelos de desarrollo alternativos.

La elección de los modelos que se promoverán se basa en los siguientes valores:

  • centrado en la persona;
  • equilibrio armonioso y respeto de la persona hacia los demás (su familia, su comunidad, el género humano) y con la naturaleza.
  • calidad de vida para todos.

Estos modelos también deberán respetar determinadas condiciones, entre las cuales cabe mencionar:

  • deben ser favorables al medio ambiente, reducir la pobreza y/o las desigualdades;
  • deben aumentar la resiliencia de las poblaciones, favorecer el acceso a los derechos fundamentales, etc.;
  • deben ser extensibles y reproducibles;
  • deben enraizarse donde el impacto sea real y medible.

Para ser realista y concreto, Iles de Paix se centrará en una misión particular a la vez amplia y relativamente circunscrita: la promoción de los sistemas alimentarios sostenibles. Esta elección se justifica si se tienen en cuenta los importantes retos que engloba a nivel local (en particular para las familias rurales del sur que reciben el apoyo de Iles de Paix) y a nivel global (seguridad alimentaria y resiliencia frente al cambio climático).

Los valores de Iles de Paix

La solidaridad

La voluntad y la capacidad de toda persona de asociarse y solidarizarse con sus semejantes —cercanos o lejanos, cultural, social, geográfica y físicamente, en términos de edad, religión o creencias—, así como con las generaciones futuras, constituyen los cimientos sobre los que Iles de Paix basa su acción.

La rendición de cuentas

«Si recibo un pez, comeré un día; si aprendo a pescar, comeré toda la vida ».

«Si nos encontramos frente a la miseria de los demás, ayudémoslos al máximo, dando muestras de competencia y fomentando la autoayuda, es decir, despertando la iniciativa de la otra persona y respetando su dignidad ».

Dominique Pire

La intención de Iles de Paix es responsabilizar al máximo a las personas implicadas. Por tanto, la asociación forja su acción fundamentándose en las ideas y propuestas que nacen de los actores locales, de sus asociados y sus colaboradores.

La rendición de cuentas permite forjar la autonomía de las personas y fortalecer la autoestima. Sobre el terreno, esto permite a los beneficiarios hacerse cargo de su propio desarrollo y elegir la vía que deseen adoptar. Lejos de dedicarse al asistencialismo, Iles de Paix apuesta por el compromiso, por las iniciativas y por la responsabilidad de los beneficiarios, que intervienen en los proyectos y participan en su implementación.

Esta convicción está representada a la perfección en el proverbio tan estimado de Iles de Paix: «Si recibo un pez, comeré un día; si aprendo a pescar, comeré toda la vida. Para ello, la formación, el intercambio de conocimientos y el aprendizaje permanente son las herramientas óptimas, tanto para los colaboradores de Iles de Paix como para los beneficiarios y asociados.

El respeto

«La paz es algo positivo: es la creación de un clima de comprensión y respeto mutuos ».

Dominique Pire

El respeto del otro y de su diferencia en su entorno laboral, y también en la sociedad en general, es un valor fundamental de Iles de Paix que se traduce en un espíritu y en comportamientos de tolerancia, comprensión y benevolencia. El respeto nos lleva a asumir compromisos concretos, en particular con respecto a:

  • nuestros beneficiarios, destinatarios finales de las labores y esfuerzos que emprende la asociación, con el fin de permitirles vivir con dignidad y desarrollar sus potencialidades;
  • nuestros asociados, con los que queremos construir relaciones de proximidad y confianza fincadas en la duración;
  • nuestros empleados, para favorecer su desarrollo personal;
  • nuestros donantes de tiempo, de talento y de dinero, con el fin de aprovechar al máximo su compromiso y su aportación, asegurándonos de que contribuyan de manera clara al logro de la misión que se ha fijado Iles de Paix.
  • el medio ambiente. Ser respetuoso y responsable consiste también en prever los grandes retos y desafíos ambientales y sociales para orientar nuestras acciones en favor del desarrollo de una sociedad sostenible que respete al mundo que nos rodea.
  • los demás seres humanos.

Una de las manifestaciones del respeto es el diálogo fraterno, que se caracteriza por el debate transparente y no en la imposición, exige tomarse el tiempo de escuchar al otro y supone estar dispuesto a aceptar puntos de vista diferentes de los nuestros.

 Merecer la confianza

Las actividades que realiza Iles de Paix no están financiadas por beneficios comparables a los que generaría una empresa comercial, ya que esta podría reinyectarlos posteriormente en su actividad para autofinanciarse. Provienen en su totalidad de compras de módulos, donaciones, sucesiones y fondos públicos otorgados por las autoridades a partir de los impuestos de los contribuyentes. Es decir, los medios de acción de Iles de Paix provienen al 100% de fuentes externas, de personas y organizaciones que optan de manera deliberada por apoyar a la asociación dada la confianza que han depositado en ella.

De igual modo, los asociados y beneficiarios que optan por participar en proyectos con Iles de Paix lo hacen basándose en la confianza que han depositado en la asociación.

Iles de Paix no escatima esfuerzos por merecer la confianza de todas esas personas.

Para ello, el rigor, la calidad, laeficacia y la integridad son pilares de la actividad de Iles de Paix con los que la asociación está absolutamente comprometida.

  • todas las acciones emprendidas son el resultado de un análisis serio y de una programación detallada que tiene por objeto asegurar que respondan a las necesidades de la organización y/o a una aspiración real de los beneficiarios, con la perspectiva de alcanzar los resultados esperados. Todas estas acciones son también objeto de un seguimiento riguroso y de evaluaciones periódicas.
  • la búsqueda permanente de eficacia implica una gestión integra, eficiente, rigurosa y transparente de los medios que moviliza la asociación.

En África y América del Sur

En los países que interviene, Iles de Paix facilita un desarrollo local, reproducible y sostenible, dirigido por las poblaciones desfavorecidas con sus representantes y autoridades locales.

El apoyo es metodológico, material y financiero. La asistencia prestada es temporal. Se basa en el diálogo y en la autoayuda. Se puede resumir en el famoso proverbio:

Si recibo un pez, comeré un día. Si aprendo a pescar, comeré toda la vida.

El pez representa el dinero o los alimentos que se les podrían aportar a esas zonas desfavorecidas. Es una ayuda temporal, que no es eficaz a largo plazo.

Aprender a pescar es aprender técnicas para mejorar de manera sostenible la agricultura y la ganadería, contar con más alimentos y aumentar los ingresos. Es capacitarse en el mantenimiento de un cultivo forrajero, de un pozo, para tener acceso a agua potable todo el año. Esto es, sencillamente, forjarse una autonomía.

En Bélgica

Iles de Paix informa y sensibiliza para que cada cual se sienta implicado en la condición de todos los seres humanos y actúe en favor de su dignidad.

Iles de Paix realiza actividades de información, sensibilización y educación en relación con las realidades de los países desfavorecidos. Produce carpetas pedagógicas, exposiciones y documentales. Propone animaciones para públicos escolares, movimientos juveniles y grupos de adultos.

Iles de Paix contribuye a la formación de una opinión pública más clara, solidaria y activa hacia las poblaciones del Sur.

El financiamiento de las actividades de la asociación proviene de campañas de captación de fondos, donaciones y legados, cofinanciamientos y subsidios.

¿De dónde proviene el nombre de Iles de Paix?

Una «isla de paz” es una zona geográfica delimitada, un gran municipio, por ejemplo. En una isla de paz la gente se enfrenta a los mismos problemas. Su tamaño es suficiente para que podamos realizar acciones de cierta magnitud y obtener resultados importantes. No es demasiado amplia, para que podamos trabajar a escala humana, con la gente.

No existe tal vez otro camino más seguro para alcanzar la paz que el de pequeñas islas y oasis de bondad que se multiplican constantemente y que, conjuntamente, abarcarán el mundo. (Dominique Pire, fundador de Iles de Paix)