Nuestra acción

Sea cual sea el continente, sea cual sea el país, queremos que las condiciones de vida de las personas mejoren a largo plazo. Queremos que continúen con sus esfuerzos de desarrollo cuando ya no estemos allí.

La acción de Iles de Paix se centra en la promoción de la agricultura familiar sostenible y la alimentación responsable.

El número de personas que vive en condiciones de pobreza, a veces insoportable, sigue siendo considerable. La seguridad alimentaria sigue siendo un reto fundamental para la humanidad. El sistema alimentario industrial que tiende a generalizarse en el mundo es especialmente tóxico: contribuye al calentamiento global, destruye los ecosistemas, condena a los pequeños agricultores, pone en peligro la salud de las poblaciones y genera un enorme derroche. Por otra parte, se trata de un sistema sumamente vulnerable a la inestabilidad del clima, al fin anunciado de una energía barata, a la escasez de minerales, como el fósforo que entra en la composición de los abonos, a la disminución de las reservas de agua dulce y a las crisis económicas. La adopción de una agricultura respetuosa del medio ambiente es, para Iles de Paix, la única opción posible.

Desde la creación de Iles de Paix, hace más de 50 años, los programas se han centrado principalmente en la agricultura familiar, en la transformación de los productos derivados de ella y en su comercialización.

Sobre el terreno, los equipos de Iles de Paix formulan tres preguntas:

  • ¿Cómo producir más?
  • ¿Cómo producir en el mejor momento?
  • ¿Cómo generar más beneficios?
  1. Para producir más, hay que utilizar buenas semillas, tener un mejor acceso al agua para regar las parcelas, abonar los suelos (con abonos naturales baratos), luchar contra la erosión, tener animales saludables y que reciban una alimentación equilibrada, etc.
  1. Los precios de los alimentos varían a lo largo del año. Si todo el mundo cosecha al mismo tiempo, todos querrán vender al mismo tiempo. Entonces, los precios se desplomarán. Aplazar o almacenar la producción permite hacer mejores negocios.
  1. Para generar mayores ganancias, es necesario transformar la producción.  Por ejemplo, vendiendo cuscús de maíz en lugar de granos de maíz. O queso y yogur en lugar de leche. Esto ofrece muchas ventajas.

Queremos que las personas coman lo suficiente para aplacar su hambre, y que los ingresos generados por su actividad les permitan cubrir otras necesidades básicas (matrículas escolares, atención médica, etc.).

Proyectos a escala humana

Iles de Paix optó por permanecer cerca de las poblaciones. Trabajando en pequeña escala, alcanzamos y capacitamos realmente a los beneficiarios. Los vecinos pueden imitar un proyecto exitoso si su tamaño lo hace accesible. Un agricultor copiará más fácilmente el acondicionamiento de un huerto, por ejemplo. Se favorece el famoso efecto colateral o «efecto de mancha de aceite».

Damos un pequeño impulso al principio y acompañamos el inicio de los proyectos. Mediante sus acciones, las personas se dan cuenta de que son responsables del éxito que alcancen. Se convencen de que tienen el potencial para salir adelante por sí mismas.

Lo esencial es invisible a los ojos

La construcción de un gallinero o el acondicionamiento de un cultivo forrajero muestran que las condiciones de vida mejoran. No obstante, solo se trata de la parte visible del iceberg. Esos logros son la muestra de transformaciones intensas y profundas. Aunque no se perciba, las personas se movilizan con el apoyo de Iles de Paix, con su fuerza, su energía y su motivación.

Tienen más confianza en sí mismas y en sus propias capacidades. Esta confianza les permite atreverse a comprometerse en nuevas actividades y a iniciar un círculo virtuoso de desarrollo.

Verdaderamente, lo esencial es invisible a los ojos