Las Iles de Paix de Tanzania

TANZANIA
56.000 PERSONAS BENEFICIADAS DIRECTAMENTE

ANTECEDENTES

Iles de Paix está presente en Tanzania desde principios de 2015. Mediante su programa Maïsha Bora, la asociación trabaja en este país junto con con las poblaciones másais del norte del país para ofrecer a este pueblo de ganaderos fuentes de agua para el ganado. La situación de grave sequía que atraviesa actualmente la región revela de manera aún más patente la necesidad de agua que tiene la población y la pertinencia de este programa. Hasta el 50 % de los rebaños han muerto por falta de agua. Esto repercute directamente en la seguridad alimentaria de estas familias, en un contexto en el que más del 35 % de los niños padecen ya de malnutrición crónica.
Testigo de las enormes necesidades que enfrenta la población, en un país donde el 70 % de la población vive con menos de 2 dólares al día, Iles de Paix ha decidido poner en marcha un programa complementario. Este se articula en torno a la promoción de la agricultura familiar sostenible, el eje de intervención que privilegia ahora la asociación. ¿El nombre del programa? Kilimo Endelevu.

LAS SOLUCIONES DE ILES DE PAIX DESDE 2015

fleche

Acceso al agua por las poblaciones másais (Programa Maïsha Bora)

En colaboración con las organizaciones no gubernamentales Longido Community Development Organization (LCDO) y Oikos Est Africa.

En Longido y Simanjiro, la población, que en su mayoría es másai, vive principalmente de la ganadería. La situación del acceso al agua es crítica, tanto para dar de beber al ganado como para el consumo humano: hombres y mujeres se desplazan a distancias que pueden superar los 30 kilómetros, ¡para tener derecho a su «turno de agua» una vez cada tres días!
Se trata de una zona que se ha visto particularmente afectada por la sequía en 2008, que en ocasiones ha causado hasta el 50 % de pérdida entre los rebaños. En estas circunstancias, la menor avería de la fuente de agua de la que se abastecen los ganaderos tiene consecuencias dramáticas. En esos casos es necesario ir al punto de agua de la aldea vecina. Algunos animales demasiado deshidratados no pueden hacer ese desplazamiento adicional y mueren en el camino. La situación alimentaria se convierte entonces en crítica para las familias (hombres, mujeres y niños).

Esta falta de agua también pone a las mujeres en una situación difícil, en otro nivel. En la estación seca, ellas permanecen en la aldea con los niños mientras los maridos llevan los rebaños a los pastizales y a las fuentes de agua. Ellas subsisten entonces consumiendo leche únicamente. Ellas son las que deben ir a los puntos de agua para cubrir sus necesidades de agua, así como las de los niños. Deben caminar varias horas para llegar a la fuente de agua y luego tendrán que hacer fila durante varias horas antes de ser atendidas.

Luego, tienen que acomodar sus pesadas cargas sobre los burros para rehacer el camino en sentido inverso y regresar a su aldea con la provisión de agua que les permitirá atender las necesidades del hogar durante los dos días siguientes.

 

En las inmediaciones de las fuentes de agua existentes, el terreno se ha transformado en un gran campo de barro. Pese a las infraestructuras destinadas a aislar las zonas de agua, los animales defecan en la zona de distribución de agua potable. Las condiciones de higiene son inadecuadas y el agua para uso doméstico está a menudo contaminada.  Esta situación genera también, por tanto, problemas de salud. En Longido, el 35 % de los hogares se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria y el 70 % de ellos se ubican en Simanjiro.

 

Iles de Paix ha llevado a cabo un diagnóstico profundo en las 15 aldeas del programa, que ha consistido en reunirse con las autoridades locales y con los comités de gestión de los puntos de agua, así como en visitar todas las fuentes de agua para hacer un diagnóstico de su estado de funcionamiento actual y proponer soluciones para su rehabilitación, ampliación y fortalecimiento con el fin de que estos puntos de agua puedan aportar más agua y de mejor calidad para el ganado de los másais. Este diagnóstico nos permite conocer mejor las realidades e integrar las necesidades, los deseos y las propuestas de los beneficiarios en nuestras propuestas técnicas.

07 Tanzanie Sebastien Mercado

Alimentación (Programa Kilimo Endelevu)

Programa de agricultura familiar sostenible con las ONG RECODA y MVIWATA Arusha

La región identificada, el distrito de Karatu, se sitúa a un centenar de kilómetros de la ciudad de Arusha. Si bien el 80 % de la población del distrito vive de la agricultura y de la pequeña ganadería, este sector de actividad se inscribe en una lógica de subsistencia y no permite a las familias satisfacer sus necesidades básicas. Sus condiciones de vida son precarias y en la región se observan altas tasas de malnutrición y pobreza, así como un bajo acceso a servicios básicos como la escuela, el agua potable o la atención sanitaria.

 

Para cada productor sus soluciones

 

El programa pretende revertir esta situación. Se basa en una visión del futuro en la que las familias de agricultores y los microempresarios de Karatu estarían en capacidad de satisfacer sus necesidades básicas y fortalecer su autoestima, respetando el medio ambiente. Para ello, Iles de Paix se ha inspirado en el enfoque agroecológico.

 

En un primer momento, Iles de Paix realiza en cada aldea, en colaboración con sus socios locales, un análisis de los productos cultivados, del acceso al agua, del suelo o de las expectativas de la población. En función de estos parámetros, se propondrá a los campesinos un conjunto de técnicas de producción especialmente adaptadas a su entorno concreto. Cada uno de ellos podrá elegir de esa «canasta» las soluciones que más le convengan, según sus propias prioridades.

Las técnicas propuestas a los campesinos buscan favorecer la articulación entre las distintas actividades en una misma finca familiar. Así, por ejemplo, se utiliza el estiércol de los pequeños animales de granja, como el de las gallinas o las cabras, como abono para los cultivos, se prefiere el uso de compost, se promueve la recuperación del agua para riego, etc. Otra técnica que promueve Iles de Paix —que ha tenido éxito en otros países en los que intervenimos, por ejemplo en Burkina Faso o Benin— es asociar cultivos diferentes que se refuercen mutuamente, como el maíz y las leguminosas.

Otra particularidad de las técnicas entre las que pueden elegir los productores es que favorecen en toda la medida posible la autonomía de la vivienda familiar. Así, la asociación y sus socios apoyan a las familias en la instalación de sistemas de riego para su granja, entre ellos pequeñas infraestructuras de recolección de agua de lluvia. También se proponen infraestructuras de almacenamiento de cosechas en la vivienda, así como herramientas de transformación de los productos agrícolas.
Todas estas técnicas y equipamientos permiten crear las condiciones favorables para obtener mejores ingresos, así como para disfrutar de una alimentación de calidad y mejores condiciones de vida. Y, además, liberan a los campesinos de la necesidad de comprar costosos pesticidas y fertilizantes químicos. ¡Un ahorro considerable y un gran plus para el medio ambiente!

agriculture-fami-sud